EN LA LOCALIDAD ABULENSE DE SOTALBO

La Fundación mantiene su compromiso con el proyecto ‘Reforestación de la Sierra de Gredos’ un año después

Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado de nuestro club; Adelardo Rodríguez, presidente de la Fundación; y Antonio Alonso, vicepresidente del club y consejero, comprobaron las evoluciones del proyecto realizado en Sotalbo y coincidieron: "La mejor reforestación es la que no hay que hacer, hay que trabajar en la prevención".

Una expedición de la Fundación Atlético de Madrid encabezada por Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado de nuestro club; Adelardo Rodríguez, presidente de la Fundación; y Antonio Alonso, vicepresidente del club y consejero, acudieron al abulense municipio de Sotalbo para comprobar la evolución del proyecto ‘Reforestación de la Sierra de Gredos’ junto a Juan Manuel del Nogal, alcalde de la localidad; y a Pepa Muñoz, propietaria del célebre Qüenco de Pepa y vecina ilustre del pueblo.

El objetivo de esta iniciativa de la Fundación Atlético de Madrid era reforestar una parcela de más de 5.000 metros cuadrados en este municipio, para ayudar así a recuperar el ecosistema de la zona tras el incendio que en agosto de 2021 arrasó más de 22.000 hectáreas en la Sierra de Gredos. Desde entonces se ha trabajado para intentar paliar los efectos de este incendio que afectó gravemente a la biodiversidad y al medioambiente de la región. El proyecto rojiblanco, puesto en marcha en febrero de 2022, continúa y se refuerza, ya que queda mucho trabajo por delante y los resultados no han sido completamente los deseados tras un primer año de clima y circunstancias adversas.

“Somos conscientes de que esto es sólo un pequeño gesto pero creemos que, también desde el deporte, debemos contribuir a poner el foco en la importancia del cuidado del medioambiente”, explicó nuestro consejero delegado, Miguel Ángel Gil Marín, quien agradeció el esfuerzo realizado por los vecinos, voluntarios de la Fundación, empleados del club y jugadores y jugadoras de las escuelas: “Muchas gracias a todos los que estáis aquí hoy, merece mucho la pena llevar a cabo acciones como ésta. Son muy necesarias si pensamos en las nuevas generaciones. Muchos de nosotros no vamos a ver el resultado de la reforestación de hoy convertida en un bosque grande pero seguro que muchos de los jóvenes, sí. Así que muchas gracias en nombre de la Fundación y del Atlético de Madrid”.

Adelardo Rodríguez, presidente de la Fundación, agradeció el trabajo y compromiso de los vecinos: "Es la segunda vez que venimos y queremos ayudar siempre. Los vecinos se han esforzado mucho todo el año y son un ejemplo de valores y dedicación. Es bonito ver cómo desde los distintos colectivos del club han venido representantes para aportar su granito de arena a la acción. Hemos podido comprobar sin ninguna duda que la mejor reforestación es aquella que no hay que hacer. Tras una catástrofe como un incendio no basta con simplemente plantar unos árboles. Hay muchos elementos que afectan y tenemos que trabajar en la prevención para evitar que sigan sucediendo estos incendios devastadores".

Por su parte, Juan Manuel del Nogal aprovechó para explicar los trabajos realizados y agradecer el apoyo recibido por parte de nuestra entidad: "Ha sido una jornada estupenda y es un honor que la Fundación del Atlético de Madrid venga aquí a ayudar porque esto no pasa todos los días y estamos muy agradecidos a todo lo que están haciendo por el pueblo de Sotalbo. Esta reforestación no se pierde, el año pasado costó y tuvimos mala suerte con el tiempo pero logramos salvar el madroño y este año lo sacamos adelante seguro".

Pepa Muñoz, propietaria de El Qüenco de Pepa, se mostró muy agradecida tras la nueva reforestación: "Como vecina de la zona es emocionante comprobar cómo una Fundación como la del Atlético de Madrid se implica en este tipo de proyectos".

Juan Carlos, uno de los vecinos del pueblo, no ocultó su emoción por la jornada vivida y el apoyo recibido: "Sotalbo es mi pueblo, el incendio nos dejó muy tocados y que una entidad como el Atlético de Madrid se haya fijado en un pueblo como el nuestro para una reforestación es algo espectacular. Se va a quedar un parque sensacional. Nuestra generación posiblemente no lo vea, pero las siguientes generaciones se van a acordar siempre del Atlético de Madrid. Hay que cuidar los montes porque si no, se nos va a quedar un futuro muy oscuro. Mi generación fue la última en plantar árboles antes de que se quemara la sierra entera y lo hacíamos por ayudar, sin ser conscientes realmente del beneficio que hacíamos al pueblo. Para mí, que soy del Atleti hasta las trancas haber vuelto a participar con los vecinos y la gente del club y de la Fundación".

El año pasado, los vecinos, empleados del club, voluntarios y futbolistas de la Academia plantaron más de 600 árboles y plantas aromáticas y han vuelto a redoblar esfuerzos con una dedicación encomiable. Especialmente emotivo fue el momento en el que se plantó un madroño como símbolo de unión entre el municipio de Sotalbo y la Fundación Atlético de Madrid. Además, Adelardo Rodríguez y Miguel Ángel Gil entregaron una camiseta conmemorativa del club con la serigrafía de ‘Sotalbo’ al alcalde, Juan Manuel del Nogal.

>